LA MÁQUINA DE LA VERDAD

caso3


Corría el año 1992 cuando Valerio Lazarov compra los derechos de “Machine of the Truth” para Telecinco, que en España se emitiría con el título de “La Máquina de la Verdad” (12/1992 – 9/1994), 42 capítulos de un programa que marcó época, que promedió audiencias en 1993 de 5,6 millones de telespectadores, llegando incluso a superar los 7 millones durante la emisión del episodio dedicado a las infidelidades del conde Lequio, que ni era conde ni es nada, y donde su ex Antonia Dell’Atte le puso a caldo, ante el detector de mentiras del profesor Edward Gelb, por liarse con la díscola Ana Obregón.
El programa La Máquina de la Verdad no fue ajeno a la polémica, sino todo lo contrario, y no porque los resultados del detector de mentiras fueran puestos en duda, sino por el daño que producía a algunos que toda España supiera la verdad, como fue el caso del hoy político y entonces actor Toni Cantó, a quien le supo a traición que su ex Eva Cobo se sentará en el polígrafo a airear lo más oscuro de su fracasada relación. Incluso el Gobierno del socialista Felipe González se opuso al programa a través del Ministerio de Asuntos Exteriores Español, negando el visado al polémico político ruso Vladímir Zhirinovski , quien había llegado a un acuerdo con Lazarov para someterse al detector de mentiras del programa presentado por el periodista Julián Lago. Para entonces el hermano corrupto del vicepresidente de Gobierno ya había pasado por la máquina de la verdad. España entera tuvo constancia de primera mano que don Juna Guerra no decía la verdad al responder a una pregunta relacionada con el uso indebido del despacho que la Junta de Andalucía le había habilitado para “beneficiarse” en calidad de asistente de su hermano.
Diez años después Valerio Lazarov lo volvería a intentar, esta vez llevaría el detector de mentiras a su Rumania natal, para ello contaba con el primer polígrafo español, José Antonio Fernández de Landa, quien ya había colaborado en seis capítulos de la versión española de La Máquina de la Verdad.
Con “Masina Adevarului” (Máquina de la Verdad) emitido por B1 TV en 2002-03 Lazarov da un giro al formato, deja atrás el sensacionalismo de prensa rosa del programa dirigido por Lago y se mete directamente a analizar asuntos que han supuesto escándalos en la política nacional de Rumania, como amaños de resultados en partidos de futbol de primera división, curas corruptos, militares acusados de homicidios, abusos sobre gimnastas de élite o uso de sustancias dopantes en atletas olímpicos. Pese a que las audiencias sitúan a “Masina Adevarului” desde la primera emisión en la cúspide de las audiencias televisivas, el programa deja de emitirse después de 23 episodios debido a problemas financieros.

2+
WordPress Themes
Menu